lunes, 17 de septiembre de 2007

Antes y Después de Chiapas

Por Karina Aphal


Entre algunos de los destacados autores que trabajan el tema de la Sociedad de la Información, Armand Mattelart y Manuel Castells mencionan el término Netwar como aquel que se aplica a las nuevas formas de conflictos de baja intensidad protagonizados por actores no estatales que cortocircuitan las jerarquías gubernamentales a través de las redes informáticas reclamando y exigiendo respuestas por esta misma vía. Dentro de la denominación de actores no estatales los estrategas incluyen tanto a los movimientos llamados activistas o participativos como a las organizaciones no gubernamentales, los movimientos guerrilleros, los terroristas o los cárteles de la droga.

Mattelart comenta que “una estrategia en concreto ha cautivado la precoz atención de los especialistas: la que fuera desarrollada por el movimiento neozapatista desde diciembre de 1994, fecha de su primer campaña de información internacional. Retransmitida por internet a través de una red de organizaciones no gubernamentales en el interior de México, EEUU y en Canadá (que ya se había constituido y movilizado previamente con ocasión de las protestas contra el Tratado de Libre Comercio suscripto por estos 3 países), esta primer acción había logrado que interviniera la presión internacional contra la ofensiva programada por el ejército para liquidar la guerrilla de Chiapas. Desde entonces, las revistas del ejército norteamericano y los asesores militares han incluido esta experiencia entre los casos prácticos. La RAND incluso ha producido, a petición del Pentágono, un informe titulado The Zapatista Netwar in México. La formalización de la doctrina está aguijoneada por el diagnóstico sobre la vulnerabilidad de las redes frente a los ataques de grupos terroristas o de piratas informáticos organizados (Hackactivists)”. 1

Por su lado, Manuel Castells agrega que “los expertos de la Rand Corporation, que habían previsto la posibilidad de las “guerras red” desde 1993, coinciden con este análisis: la fuerzas revolucionarias del futuro puede que estén compuestas cada vez más por extensas redes multiorganizacionales que no tengan una identidad nacional particular, reclamen surgir de la sociedad civil e incluyan a grupos e individuos agresivos, expertos en el uso de tecnología avanzada para las comunicaciones, así como de municiones. Los zapatistas parecen haber hecho realidad las pesadillas de los expertos del nuevo orden global”.2

Con las afirmaciones sustentadas por el informe de la RAND 3 para el Pentágono sumadas a la popularidad que han adquirido los comunicados publicados por el SubComandante Marcos – Líder del Movimiento Zapatista - en la Red, podríamos sostener que desde Chiapas se ha marcado un antes y un después en los modos de utilización de Internet al servicio de la lucha antiglobalización.

Historia del Movimiento: El 1 de enero de 1994 en el estado mexicano de Chiapas se inició una rebelión contra el gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI), presidido por Carlos Salinas de Gortari luego de años de denuncias y luchas por la deforestación de la Selva Lacandona y los Altos Mexicanos lo que además de afectar el medioambiente hacia inviable la supervivencia de las Comunidades Indígenas de la Zona. La rebelión se realizó aprovechando que en esa fecha se producía la incorporación de México al Tratado de Libre Comercio Norteamericano (TLC) con lo cuál se sumaba al país a un proyecto más de los que dan cuenta de la situación generada por la globalización neoliberal.

El grupo que encabezó la rebelión se autodenominó Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), adoptando en su denominación el nombre del líder revolucionario mexicano de principios del siglo XX, Emiliano Zapata.

El motivo explicito de la sublevación fue la protesta ante la situación de extrema pobreza de los indígenas y campesinos de todo el país, la reivindicación de propiedad sobre las tierras arrebatadas a las comunidades indígenas, un mejor reparto de la riqueza y la participación de las diferentes etnias tanto en la organización de su Estado como de la República en su conjunto, con el objeto de que fueran respetadas y valoradas las diferentes culturas de los grupos que viven en todo el país. Pese a ser uno de los estados mexicanos que posee mayores recursos naturales (petróleo, maderas, minas y tierras fértiles para la práctica agrícola), en Chiapas es donde la desigualdad entre los distintos sectores sociales se ha mostrado históricamente de una manera más patente, ya que su organización sociopolítica sigue apoyada en las viejas estructuras sociales y políticas de carácter autoritario y latifundista.

La ocupación de diversos Municipios fue respondida con el envío de tropas federales a las ciudades tomadas por el EZLN, con enfrentamientos entre los indígenas y campesinos, de un lado, y el Ejército Federal, de otro, en las principales ciudades del estado, incluidas San Cristóbal de las Casas y Ocosingo.

Este clima de violencia hizo que el gobierno mexicano enviara mediadores como el ex jefe de gobierno (alcalde o regente) del Departamento del Distrito Federal, Manuel Camacho, y el obispo de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruiz García, quienes negociaron una salida pacífica al conflicto a cambio de ciertas concesiones, entre las que se encontraba la supresión del candidato del PRI al gobierno del estado, perteneciente a la oligarquía chiapaneca. La Iglesia de dicho estado apoyó el diálogo y se mantuvo al lado de los indígenas y campesinos, defendiendo sus derechos más básicos. No obstante la tregua obtenida, se abrió en la zona un clima de hostilidades que dejó sin solución el conflicto.

Como resultado de la Consulta Nacional por la Paz y la Democracia realizada en agosto de 1995, el 1 de enero de 1996 los zapatistas dan a conocer la Cuarta Declaración de la Selva Lacandona con la invitación a la sociedad mexicana de leerla, discutirla y – si estaban de acuerdo - trabajar para construir una nueva fuerza: el Frente Zapatista de Liberación Nacional (FZLN). Algo nuevo y bueno (según sus propulsores), un espacio en el que se encontrarían los zapatistas de la sociedad civil con los zapatistas del EZLN para que, pacíficamente, lucharan por reconstruir la Nación.

El 19 de enero de 1996, el gobierno y la guerrilla alcanzaron el primer consenso: incorporar en la Constitución el reconocimiento de la autonomía indígena. Meses después, el EZLN acordó transformarse en un grupo político para participar en una mayor democratización del país. La paralización del proceso de acuerdos firmados con el gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León, tras el intento de éste ya en marzo de 1996 de adecuarlo a la Constitución mexicana, motivó la creación de dicho Frente. Después de un periodo de promoción que incluyó varios encuentros nacionales de los Comités Civiles de Diálogo, el FZLN realizó su Congreso Fundacional del 13 al 16 de septiembre de 1997 en la Ciudad de México.

Con la presencia testimonial de más de mil representantes de las comunidades indígenas zapatistas fue anunciada en la capital mexicana la creación del Frente Zapatista de Liberación Nacional (FZLN) como brazo político del zapatismo, después de una multitudinaria manifestación. De este Congreso emanaron los Documentos Básicos del FZLN: Principios, Programa de Lucha y Plan de Acción.

El FZLN se define como una nueva fuerza política y de nuevo tipo, en construcción. Es una organización civil y pacífica, independiente y democrática, mexicana y nacional que lucha por la democracia, la libertad y la justicia en México.

Una nueva fuerza política que se asume sólo como una parte de un amplio movimiento opositor. No se considera un partido político ni aspira a la toma del poder, sino que lucha por la democracia de que el que mande, mande obedeciendo.


El 22 de diciembre de 1997, un grupo paramilitar asesinó en la localidad chiapaneca de Acteal (Municipio de Chenalhó) a varios centenares de campesinos, en una zona cercana a la dominada por los zapatistas. El presidente Zedillo aceleró el proceso negociador con los revolucionarios y destituyó al ministro del Interior, Emilio Chuayffet, al tiempo que se procedía a la persecución y detención de los criminales, así como al cercamiento del cuartel general zapatista en la Selva Lacandona a principios de enero de 1998 por parte del Ejército mexicano, sin obtener la captura del SubComandante Marcos.

El 2 de abril de 1998 resultó arrestado el general Julio César Santiago Díaz bajo la acusación de complicidad en la matanza de Acteal, ya que su destacamento se inhibió de socorrer a los atacados. Dos meses más tarde, el obispo Samuel Ruiz García abandonó su mediación entre el gobierno de Zedillo y los zapatistas después de acusar al primero de perseguir su actividad conciliadora. Asimismo, la Comisión Nacional de Intermediación presidida por Ruiz se disolvió de inmediato. De otro lado, a mediados de ese mismo mes de junio murieron nueve personas en un choque entre las fuerzas de seguridad y miembros del EZLN en El Bosque, concretamente en el Municipio de San Juan de la Libertad, que había sido instituido por los zapatistas en diciembre de 1994 y que estaba siendo desmantelado por el Ejército mexicano en el momento del combate.

El proceso de paz en Chiapas se reanudó, dos años después de su interrupción, el 20 de noviembre de 1998. Tanto el Congreso mexicano como el EZLN abrieron en San Cristóbal de las Casas nuevas negociaciones a través de la Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa), compuesta por 18 delegados de los principales partidos y 29 miembros del movimiento. Tres días más tarde, las conversaciones fueron abandonadas por los zapatistas sin haberse logrado avance alguno.

El camino hacia la paz vivió un hito histórico en 2001, durante la presidencia de Vicente Fox. El 24 de febrero de ese año, Marcos y otros 23 líderes zapatistas iniciaron en San Cristóbal de las Casas una marcha pacífica hacia la ciudad de México, a la que llegaron el 11 de marzo tras haber recorrido 12 estados.

El día 28 de ese último mes, un miembro del EZLN habló desde la tribuna del Congreso mexicano, defendiendo la aprobación de una ley sobre derechos y culturas indígenas que concediera también una amplia autonomía a las 57 etnias del país. Fue el punto de partida para la reactivación del diálogo con el gobierno de Fox, que ya en diciembre del año anterior (cuando inició su mandato) había elevado al Congreso un proyecto de ley en tal sentido y desmantelado retenes militares en Chiapas.

Actualmente, las relaciones entre el movimiento zapatista y el gobierno se mantienen en una tensa calma. Con respecto al SubComandante Marcos, si bien en el momento de conformación del brazo político del zapatismo – el FZLN – prefirió dar un paso al costado y centrarse en la lucha original del movimiento, actualmente está incursionando en la actividad política con la promesa de garantizar la representatividad de los indígenas en el gobierno mexicano.

Miembros: Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), como decíamos antes, es una organización armada mexicana constituida por campesinos pertenecientes a los grupos indígenas chamula, tzeltal, tojolabal, chol y lacandón. También los miembros del Frente Zapatista de Liberación Nacional (FZLN) forman parte del movimiento.

Objetivos y Actividades: Entre los objetivos – además de la permanente lucha por la reafirmación de la identidad de los indígenas mexicanos y chiapanecos, en particular – mencionan los siguientes:

· Luchar por que tierra, techo, trabajo, pan, salud, educación, información, cultura, independencia, democracia, justicia, libertad y paz sean una realidad para todos los mexicanos.

· Ser un espacio de encuentro de voluntades y pensamientos.

· Organizar las demandas y propuestas de los ciudadanos para que el que mande, mande obedeciendo.

· Organizar la solución de los problemas colectivos, aun sin la intervención de los partidos políticos y el gobierno mexicano.

· Luchar contra el sistema de partido de Estado.

· Luchar por un nuevo Constituyente y una nueva Constitución.


Notas:

[1] Mattelart, A. Historia de la Sociedad de la Información. Capitulo 6: la Sociedad Global de la Información: un envite geopolítico, Pág, 137.

2 Castells, M. La Era de la Información: Economía, Sociedad y Cultura. Volumen I: La Sociedad Red. Capítulo 2: La otra cara de la Tierra. Movimientos Sociales contra el Nuevo Orden Global, Pág. 104

3 Aquí hace referencia al Organismo de Investigación del gobierno norteamericano cuya sigla proviene del apócope de Research and Development (RAND).

martes, 4 de septiembre de 2007

Issues Management

Por Alejandro Ruiz Balza

En un mundo de cambios vertiginosos y turbulentos, donde las certezas han quedado a la sombra de la incertidumbre, donde hay que desconfiar de la moda y de las ideas dominantes, donde la evolución de los mercados es una constante, como también el incremento de la movilidad laboral, derivada de la entrada a diferentes políticas públicas. En este contexto el desafío es preparase para lo que vendrá y así estar preparado para los competidores, los nuevos clientes y el aumento de la competitividad empresarial.

Quien tenga responsabilidad sobre el destino de una empresa no puede dejar de ensayar la planificación de escenarios futuros. Ésta es una herramienta valida tanto para el posicionamiento de la empresa como de los productos o servicios. Anticiparse a las posibles eventualidades da mayor flexibilidad y dinamismo al momento de enfrentar las contingencias. Pero para saber que rumbo tomar, las empresas, tanto pequeñas como medianas y grandes, deben poder planificar estratégicamente, mediante la puesta en escena, de posibles situaciones económicas/sociales .

En este contexto resulta imprescindible la gestión anticipada de Información Clave.

¿Que es el Issues Management?

Issue Management, es una disciplina que consiste en el seguimiento de los “temas claves” ( ya sea temas políticos, sociales y económicos) que circularon, circulan y / o circularán en el discurso social, por lo que resultan fundamentales para la toma de decisiones o en el proceso de planeamiento estratégico de la comunicación. El norteamericano Raymond Ewing, considerado uno de los padres del Issues Management, establece tres categorías temáticas:

Temas Corrientes: los que ya están en el proceso legislativo o de regulación.

Temas Emergentes: los que están evolucionando y que darán lugar a leyes y regulaciones en un período que va de un año y medio a tres.

Temas Estratégicos: los que son importantes en el largo plazo y cuyo impacto no será sentido hasta dentro de por lo menos cuatro años. Estos temas son determinantes para el desarrollo de planes estratégicos dentro de la empresa.

Una vez detectados los temas prioritarios se deben detectar los temas relevantes que pueden llegar a afectar a la empresa. Una forma de hacerlo es mediante el rastreo del tratamiento que diferentes medios hacen de la información, para lo cual es imprescindible saber leerla y procesarla (de esta manera se evita la acumulación inútil de información).

Otra técnica puede ser la organización de almuerzos o jornadas de reflexión con estudiosos, periodistas y otros lideres de opinión además de asistir a conferencias y congresos para poder intercambiar impresiones.

Finalmente mencionaremos la Técnica de los Escenarios: Consiste en poder construir una variedad de futuros probables con suficiente antelación como para elaborar estrategias y respuestas operativas. En la detección de los temas con una anticipación suficiente como para poder elaborar estrategias, reside la clave del Issues Management.