lunes, 29 de junio de 2009

Tom, Jerry y los otros

Por Alejandro Ruiz Balza

En esta nota el recorremos la trayectoria de la inolvidable dupla creativa formada por William Hanna y Joseph Barbera, de la mano de otro dúo no menos célebre:
Tom & Jerry.

Bill & Joe

Se conocieron (1937) en el departamento de animación de la “Metro Golwing Mayer”. Willam Hanna ( Melrose, New Mexico, 1911), cambió su carrera de ingeniero por la escuela de artes. Luego buscó trabajo en los grandes estudios de Hollywood. Por fin, la Metro lo contrató para el equipo de animación dirigido por Rudol Hising y Hugh Harman. Se hizo de abajo, limpiando celuloides y escribiendo ideas para otros. Mese mas tarde Bill fue promovido a Director. Al poco tiempo se unió al equipo Joseph Barbera ( New york, 1905). Mientras los demás contadores de la “Ïrwing Trust Company” salían a almorzar, Joe recorría las editoriales neoyorquinas con su carpeta de dibujos. Trabajo como dibujante para “Colliers” y otras publicaciones: le dijo adiós a la contaduría, marchó al oeste y no paró hasta Hollywood.

El minino se pone las botas

Estamos en enero de 1940. Discutieron sobre tramas. Esbozaron un par de personajes antagónicos. Pensaron en un gato y un zorro. Más tarde optaron por un gato y un ratón. Luego organizaron un concurso entre todos los empleados y finalmente los bautizaron: “ Tom y Jerry “.

El piloto del primer cartoon de Tom y Jerry estuvo listo el 10 de febrero de 1940. “Puss Gets the Boot “ abre con la voz, el volado de una pollera floreada, las pantorrillas y los zapatones de una ama de llaves negra: Mammy, advirtiendo a Jasper ( no llamado Tom, todavía): “Voy a salir, si en mi ausencia se rompe uno solo de los adornos de la señora será su culpa e irás a parar a la calle”.Aquí entra en escena el ratón. Se desencadena un torrente de secuencias que lo muestran arrojando todo tipo de adornos, salvados por el gato un segundo antes de llegar al suelo, hasta que finalmente...: “El minino se pone las botas”. El cartoon obtuvo un éxito comercial sin precedentes, y Fred Quimby, productor ejecutivo del departamento de animación de la Metro, encargó dos cartoons más para el año siguiente y cuatro para 1942.

Tom & Jerry

La personalidad de los cartoons de Tom y Jerry fue delineándose rápidamente. La escena cambió la casa por el mundo, enseguida habitaron distintos períodos históricos, bailaron con Gene Kelly o Esther Willams, al ritmo de Scott Bradley y con mucho del humor de Tex Avery. Ya que Tom y Jerry no hablaban la música se volvía necesaria para la “puntuación” de cada escena. Hanna y barbera recurrieron al director musical de la Metro, Scott Bradley, que con su sensacional sentido del “timing” agregó un elemento fundamental a esta serie de cartoons. También en la metro, podía uno cruzarse con Tex Avery. Considerado por la crítica internacional como el mejor director de cartoons , el creador de Droopy influyó fuertemente en Bill y Joe. Los cambios no rompieron la rutina básica de Tom y Jerry, por el contrario la intensificaron. De hecho, la fórmula tuvo 7 premios (Oscars) de la Academia de Hollywood:

“Yankee Doodle Mouse”(1943): durante los festejos del 4 de julio (día de la independencia en los EE.UU), Tom y Jerry comienzan el combate con fuegos artificiales. Finalmente, Jerry vence utilizando un bananero como catapulta con la que arroja a Tom un cohete y lo suma a las luces del festejo.

“Mouse Trouble”(1944): Tom decide atrapar de una vez por todas al ratón. Elige de la colección “Hágalo Ud. mismo” el libro: “cómo atrapar a un ratón”, y lo pone en práctica. Luego de varios escapes magistrales, Jerry encuentra “Como parar a un gato” y vence por fin a Tom.

“Quiet Please” ( 1945 ) : Nuestros héroes combaten por la vigilia y el sueño de la familia Bulldog: el gato noquea permanentemente al perro y el ratón despierta desesperadamente a su defensor. Gana Jerry. Spike y Tike (padre e hijo bulldog ) ingresan al reparto de la serie.

En 1946 se rompe la racha. El Oscar es para Fritz Freleng por la dirección de “Twetie Pie”, estelarizado por dos creaciones de Bob Clampet : “Twetie y Sylvester”, y producido por el departamento de animación de la “ Warner Brothers”.

“ The Cats concerto” ( 1947) : Tom es un concertista de piano cuya especialidad es una reedición de la segunda rapsodia Húngara de Liszt. Al tocar despierta a Jerry, quien dormía en el interior del piano y una vez más se desencadena el combate. Incidentalmente el cartoon venció a otro muy similar dirigido por Fritz Freleng: “Rapshody in Rivets”, quien acusó a Hanna y a Barbera de robar su idea.

“Little Orphan” ( 1949): este cartoon cuenta con la participación del pequeño compañero de Jerry: Tuffy ( también llamado Nibbles). La historia gira en torno al apetito ilimitado del bebe ratón, que Jerry intenta calmar saqueando la mesa del día de acción de gracias. Por supuesto interviene Tom que es atacado con todos los utensillos dispuestos en la mesa.

“The Two Mousketeers” (1952): ambientada en el siglo XVII francés, cuenta la historia de Jerry y Tuffy : mosqueteros del Rey. Al regresar al palacio descubren que Tom custodia celosamente la mesa dispuesta para el banquete real. Tras el combate el gato es condenado y muerto en la guillotina (“ Pauvre monsieur Pussicat”).

“Joham Mouse” ( 1954 ) : Tom es discípulo de Joham Strauss, convencido de su talento invencible un día encuentra un temible competidor: Jerry, y solo habrá un lugar para un concertista en esa casa.

El último grupo de cartoons del dúo realizado en la Metro fue producido entre 1955 y 1957, casi todo en la costosa técnica de Cinemascope. Tom y Jerry volvieron en los sesenta de la mano de Gene Deitch y Chuck Jones para la MGM. En los ochenta, en la serie de cartoons que los muestra como los mejores amigos, y actualmente en “Tom & Jerry Kids”, ambas bajo la supervisión de sus creadores.

Hanna – Barbera Productions

Los tiempos cambian: llegó la televisión. Los cines recortaban sus funciones. Ya no más dos o tres películas, cortos seriados y cartoons. Los costos de los insumos y la mano de obra requeridos para la realización de cada cartoon crecía exponencialmente. Y sobre llovido mojado: en 1955 Fred Quimby, director del departamento de animación de la Metro desde 1942, se retira. Bill y Joe ocuparon su lugar. Convertidos en Director y Productor ejecutivos sugirieron en vano a los ejecutivos del estudio, la producción de cartoons de bajo costo para la televisión. Tras la realización del cartoon de Tom y Jerry “Cat Nap” ( 1957), la Metro cerró el departamento que produjo cerca de 300 cartoons y ganó numerosos Oscars.

Hanna y Barbera abrieron su propio estudio al 3400 de Cahuenga boulevard en Hollywood. Allí intentaron producir cartoons para cine y televisión pero les costaba encontrar distribuidor. Con el “Story Board” en el suelo y Bill y Joe - actuando los personajes - , como acostumbran hacerlo, solos ó con su equipo, la mayoría de los directores y animadores para la creación de cada escena - convencieron a los ejecutivos de la distribuidora “Screen Gems”, y salieron adelante.

Desde 1963 Hanna-Barbera Productions nos ha entretenido con personajes como: el Oso Yogui, Don Gato, Los Picapiedras, Los Supersónicos , Tiro Loco McGraw, Los Cuatro Fantásticos, El Lagarto Juancho, Lindo Pulgoso, Los Osos Montañeses, Thundar El Bárbaro, Clue Club, Microman, La Hormiga Atómica, La Tortuga D’artagnan, El León Melquíades, Birdman, Pixie y Dixie, Huckelbery Hound, Dynomutt, Los Autos Locos, El escuadrón Diabólico , Risitas, Scooby Doo, etc. Sin duda son parte de nuestra vida.


Nota:

Este artículo fue publicado originalmente en la Revista V de Vian, Año IV, Número 14, Buenos Aires, Marzo -Abril de 1994.

domingo, 14 de junio de 2009

Gestión de Marca II

Por Karina Aphal

Etapas en el Surgimiento de las “Marcas”


En el presente artículo proponemos centrarnos en qué es una marca y una breve reseña de las distintas etapas en las que han ido evolucionando hasta llegar a su importancia actual.

El surgimiento de la Primera Etapa en la vida de las Marcas se remonta al inicio de la arquitectura y, con ella, del artesanado de los canteros quienes grababan o marcaban las piedras con una señal o marca de identidad.

Esta fue la función inicial de las Marcas: Identificar. Las marcas sobre las piedras brindaban información
sobre la identidad del autor o maestro constructor y, más adelante, como forma de identificar la pertenencia a un Taller o Logia.

Con el Movimiento Comercial desarrollado a partir de la utilización de la Moneda esta función de Identificar se traslada a las mercancías y a la necesidad de marcar los envases o ánforas indicando lugar de procedencia o datos del exportador.

El segundo momento en el surgimiento de las Marcas tiene que ver con el nacimiento de los Cuerpos de Oficios o Corporaciones durante la Edad Media (Siglo XI). Para las Corporaciones la Marca de Fabricante o Sello de Identidad era obligatorio.

Durante la Revolución Industrial y el incremento en el consumo de las clases trabajadoras surge el Tercer Momento de Surgimiento de las Marcas: las Marcas de Embalaje. Los alimentos y demás materias primas antes vendidas a granel comenzaron a empaquetarse y el envase brindaba información sobre las condiciones higiénicas del producto, el peso, y el Nombre o Marca del producto.

Desde fines del Siglo XIX y principios del XX, podemos observar que el foco estaba puesto en este etiquetado de las cajas, envases, etc. Luego, comenzó a trabajarse en el diseño errático de algunos afiches o aviso publicados en periódicos pero que distan mucho de aquello que hoy en día nuestro ojo adaptado al diseño podría reconocer como un aviso profesional.

En la medida que la oferta de productos y servicios fue acelerando cada vez su marcha y que la demanda se iba sofisticando y desplegándose ambas en el mercado internacional, se vuelve necesario pasar a otro nivel en materia de comunicación organizacional y la Publicidad se coloca en el centro de escena.

La Comunicación Comercial comienza a tener incidencia directa sobre las condiciones de producción de las mercancías donde la Promoción de las Marcas era algo diferente a la Promoción de los Productos.

Es después de la Segunda Guerra Mundial que la Publicidad - consecuencia de los progresos técnicos en los Medios de Comunicación -cobra mayor importancia ya que al posibilitar un incremento del mercado comenzaba a producirse el pasaje hacia la Sociedad de Consumo. Así, a la función inicial de identificación de las Marcas se sumaban la función Publicitaria y Promocional.

Notas:

Costa, Joan. La Imagen de Marca. Un Fenómeno Social, Ediciones Paidós, Barcelona, 2004.

Kotler, Philip. Dirección de Mercadotecnia, Análisis Planeación y Control, Editorial Diana, México, 1981.

Mattelart, Armand: Historia de la Sociedad de la Información, Paidós Comunicación, 2002.