viernes, 28 de agosto de 2009

Wiener: Comunicación y Feedback

Por Mariano Wiszniacki

Concepto clave de la comunicación, hoy término remanido e incorporado a la práctica linguistica cotidiana para dar significación a respuesta, escucha, devolución, entre varias otras, el feedback, en español vulgarmente conocido como retroalimentación, es una idea desarrollada por el matemático Norbert Wiener, finalizada la segunda guerra mundial.

A aquel primer esquema sobre el funcionamiento de la comunicación, creado por Claude Shannon y Warren Weaver, ese de emisor-mensaje-receptor, conocido como modelo matemático de la información, Wiener, simultáneamente, crea otra forma de considerar al proceso comunicacional introduciendo conceptos provenientes de la Teoría General de los Sistemas. De ese modo, el matemático norteamericano se dispone a crear una disciplina que denominará cibernética, proveniente del griego kybernetes, que significa pilotaje, una nueva perspectiva científica que desarrollará y cuyos fundamentos se ocupará de difundir insistentemente hasta mediados de la década del sesenta, cuando fallece.

Durante la segunda guerra mundial y al igual que otros científicos que serán fundamentales en el nacimiento de la informática y las telecomunicaciones, como los mismos Shannon y Weaver, Von Neuman y Turing, entre otros, participará en estudiar la trayectoria de los misiles antiaereos para el US Army. En esas investigaciones, Wiener, descubre que “como el avión vuela a una velocidad muy grande, es preciso predecir su posición futura a partir de posiciones anteriores. Si el cañon está informado de la separación entre la trayectoria real y la ideal de sus obuses, puede cercar progresivamente al avión hasta abatirlo” (Winkin, 1984: 14). A partir de ahí, Wiener reconoce el concepto de feedback, bajo la idea de que todo efecto retroactua sobre su causa. Así, en todo proceso y sistema social él reconoce un intercambio circular de información entre al menos dos partes, que ayuda a organizar ese sistema. Sin esa capacidad de respuesta que genera el feedback no hay posibilidad de mantener un sistema en equilibrio y esto se transformará en una influencia determinante en la conceptualización de lo que luego serán las ciencias de la comunicación.

Conceptos que eran aplicables al proceso de regulación de los seres vivos como entropía y neguentropía, los llevará al análisis social e intentará trabajar en el diseño de máquinas de comunicar que cumplan con esta circularidad de la información que la noción de feedback supone.

Disconforme con la participación que habían tenido los científicos durante la Segunda Guerra Mundial, fundamentalmente en lo que se denominó Proyecto Manhattan para la creación de las bombas atómicas (Breton, 2000), y ante el nacimiento de la Guerra Fría, el matemático se ocupará de pensar la forma de impulsar una sociedad descentralizada, en la que la información pueda circular sin trabas (denominará esto libre flujo de la información), “incompatible con el embargo o la práctica del secreto, las desigualdades del acceso a la información y la transformación de ésta última en mercancía” (Mattelart y Mattelart, 1997: 47). A esa sociedad la denominará Sociedad de la Información y mucho antes que las computadoras, Internet, la telefonía celular y las redes info-comunicacionales se masifiquen, trabajará denodadamente por diseñar máquinas de comunicar en las cuales se intente evitar la participación de los individuos en la toma de decisiones, fundamentalmente luego de analizar los sucesos de la Segunda Guerra Mundial. Palabras como feedback, sociedad de la información y espacio virtual o ciberespacio, hoy utilizadas para representar conceptos diversos y hasta contrapuestos, tan propias además del debate de las llamadas ciencias de la comunicación, surgen a instancias de un matemático que no sólo construyó esto del feedback, sino que reflexionó y se encargó de difundir su utopía de una sociedad comunicada.


Notas:

Breton, Philippe: La utopía de la comunicación: El mito de la Aldea Global, Buenos Aires, Nueva Visión, 2000.

Mattelart, Armand y Mattelart, Michèle: Historia de las teorías de la comunicación, Buenos Aires, Paidós, 1997.

Winkin, Ives: “El telégrafo y la orquesta”, en AAVV. La Nueva comunicación, Barcelona, Kairós, 1984.

miércoles, 12 de agosto de 2009

Cómo Iniciarse en la Comunicación Social 2.0

Por Leila Aisen

Ante la invención de todos los medios de comunicación que hoy conocemos, trabajamos y consumimos, la comunicación social debió reinventarse: sucedió con los medios gráficos, el cine, la radio y la TV.Hoy la Web 2.0 está en el pleno auge, y el profesional de la comunicación que no se adapte esta en peligro de extinción por obsolecencia. Mi intención no es alarmar a nuestros colegas, sino darles noción de la magnitud de este medio que nació hace varios años y nos envuelve con sus constantes cambios.

Básicamente, la Web 2.0 tiene como premisa la interacción de los usuarios entre ellos mismos o incluso con los sitios que visitan. Los grande exponentes de esta etapa son, por ejemplo, las Redes Sociales y Blogs como este. Tips para un comunicador que quiera iniciarse en este mundo:

Comenzar a escribir para el lector web: Los medios digitales toman elementos de redacción gráfica, pero hay cambios fundamentales a tomar en cuenta. Los textos digitales deben ser breves, concisos, de lenguaje simple y enlazados con links externos de interés. Por ejemplo, es importante que un artículo digital no supere por mucho el largo de la pantalla, ya que de otro modo el lector deberá hacer mucho scroll y la posible lectura lo agotará a simple vista. Los links son fundamentales dado que el usuario web está acostumbrado a este comportamiento; siempre quiere saber más y busca de inmediato lo que necesita (además, si posees un blog esto ayudará a su posicionamiento en los motores de búsqueda como Google, pero de esto hablaremos en un futuro post).

Utilizar lectores de feeds: Mediante un reader como Google Reader, Netvibes o BlogLines, por ejemplo, podrás agrupar todos los medios que lees día a día en una sola página. Esto te ahorra tiempo para estar informado y escribir sobre los temas que te interesen. Además, puedes agrupar todo por tags, como es habitual en la Web 2.0.

Ser parte de Redes Sociales: A veces es difícil iniciarse en un mundo desconocido, pero unirse a redes sociales le permitirá contactarse con colegas, temas y grupos de interés, y hasta ayudará a su trabajo o estudio. Estando "a la vista" en una red de contactos podrá enterarse de novedades y proyectos. Facebook o Hi5 son muy conocidas y son redes que podríamos llamar informales, generales o de entretenimiento. Twitter entraría en este grupo pero es una red diferente ya que la única interacción con otros usuarios es escribir mensajes de un máximo de 140 caracteres, y seguir las publicaciones de conocidos y desconocidos e incluso de temas de interés. Pero hay otro tipo de redes: Linkedin es una red en la cual su perfil será su Curriculum Vitae, de modo que podrá reencontrarse con todos sus ex colegas de trabajo y conocer posibles socios; MuyPR es una red exclusiva para estudiantes y profesionales de comunicación, RRPP y marketing de toda Latinoamérica.

Tener un blog: Si le gusta escribir o tiene algo para decirle al mundo, un blog es la herramienta fácil y gratuita para comenzar a hacerlo. Éste le dará viralidad y visibilidad en el mundo 2.0 si sabe cómo utilizarlo. Los sitios más populares para crear un blog son Blogger (de Google) y Wordpress.

Estas son sólo las herramientas fundamentales para comenzar a vivir 2.0. Hay mucho por hacer, pero es recomendable que la inmersión sea paulatina, dado que uno de los aspectos distintivos de este nuevo medio es que una vez que uno empieza, navega por lugares impensados. Poco a poco estas novedades comienzan a formar parte de nuestra vida cotidiana al punto que lo material y lo inmaterial, lo intangible y lo tangible se funden en forma permanente.