domingo, 12 de enero de 2014

Transversalidad, Educación y Tecnologías de la Información y Comunicación

Por Karina Aphal


En el presente artículo se desarrolla brevemente el concepto de Transversalidad que aparece entre tos temas clave de un Proyecto de Investigación que su autora viene desarrollando en torno a la incidencia del uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) en la Educación Superior.


Cuando se comienza a adentrarse en las características de la aplicación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) en la Educación Superior, tanto en artículos como en entrevistas con actores clave, encontramos un gran punto de acuerdo dado que gran parte de las fuentes consultadas coinciden en definir al uso de las TICs en educación de una forma transversal, es decir, que atraviesan toda la actividad de enseñanza - aprendizaje de los alumnos sin que por ello haya materias o asignaturas especificas ligadas a las nuevas tecnologías.

La Transversalidad que los Docentes plantean permitiría integrar aquellos saberes técnicos del manejo de las nuevas tecnologías como así también las potencialidades que su implementación le plantea a la educación en este momento con los contenidos de cada asignatura.

Este hecho resulta muy auspicioso a la hora de indagar en las potencialidades que tanto Directivos como Docentes ven en las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación ya que actualmente las mismas se aplican en la Educación Superior en la elaboración de materiales didácticos, como formas de potenciar la puesta en común de los contenidos, para generar mayores canales de intercambio entre los alumnos y de estos con los docentes, entre otras.

Ahora bien, tendríamos que detenernos un momento en el concepto de Transversalidad. Es frecuente que en educación el término transversal se utilice para aquellas asignaturas complementarias, que no tienen incidencia en el tronco formacional. Sin embargo, esto hoy en día está cambiando y se afianza la idea de que lo transversal como concepto da cuenta de un proyecto curricular integrador, contextualizador e innovador de aquellas problemáticas que nos tocan afrontar como sociedad.

Siguiendo con este doble sentido, el término Transversal implica "Cruzar" (es decir que estaríamos ante una utilización e incorporación de las TICs a la enseñanza que cruza o atraviesa a todas las áreas) pero también implica "Enhebrar" y aquí es donde radicaría el verdadero desafío y la gran oportunidad para la educación por el caracter globalizador del término, que le permite “Enhebrar” o traspasar los diversos contenidos curriculares. De esta manera se construye el factor conductor del aprendizaje, estableciéndose las transversales como un área, o tantas áreas como transversales contemplemos.

La Transversalidad así entendida implica el diseño de contenidos curriculares que responden a las siguientes características:


Dan cuenta de una participación plena y pertinente de los alumnos en el análisis por parte de los mismos de las diferentes situaciones sociales a partir de sus propias inquietudes, experiencias y vivencias;

Favorecen enhebrar  y conectar la experiencia dentro del aula y de la escuela en general con la realidad cotidiana de los alumnos.

Contribuyen a una educación que no solo promueva la calidad intelectual sino la calidad humana y socioafectiva de los alumnos.

Lo transversal entonces debería suponer una apuesta por la educación en valores, como uno de los ejes fundamentales de la educación integral, permitiendo adoptar una perspectiva social crítica frente a los curriculas tradicionales que dificultan las visiones globales e interrelacionadas de los problemas y desafíos actuales y futuros de la sociedad global.